x

¿Qué esperar de un embarazo?

En la primera semana, aún es pronto para confirmar que estás embarazada, pues no se manifiesta ningún síntoma y, de hecho, el desarrollo embrionario ni siquiera ha comenzado.

Sin embargo, hay una fecha importante que debes memorizar, que es el primer día de tu última menstruación, pues si quieres llevar la cuenta, este contará como el primer día del embarazo.

En este periodo, el feto pasará del tamaño de una semilla de amapola al de una lenteja.

¿Será hombre o mujer? El sexo del futuro bebé se determina al momento de la concepción por el espermatozoide que haya fecundado al ovocito: Si es un cromosoma “Y” será niño y si es un cromosoma “X” será niña.

¡Ojo! En la mayoría de las mujeres la fecundación se produce a dos semanas de la última menstruación. Por lo tanto, cuando se habla de un embarazo de tres semanas, en realidad el embrión tiene solo una.

Con respecto a la dieta, te recomendamos evitar determinados alimentos, como productos lácteos no pasteurizados o manipulados indebidamente, así como pescados y mariscos que puedan contener mercurio, bebidas carbonatas, y alimentos con mucha grasa, azúcar y sal.

Lo que se aconseja para este periodo es una dieta equilibrada que incluya todos los nutrientes, así como tomar abundante agua, idealmente, de dos a tres litros diarios para evitar el estreñimiento y mantener una correcta hidratación.

Desde las primeras semanas de embarazo ya es recomendable empezar a tomar suplementos y vitaminas para el desarrollo embrionario una vez que confirmes tu embarazo, recuerda siempre consultar con un especialista para que te aconseje sobre los suplementos en esta etapa.

Por último, controla el consumo de tabaco y alcohol, ya que ambos incluyen sustancias que pueden pasar al bebé a través de la placenta y afectar su desarrollo. Tampoco ingieras medicamentos sin receta y evita hacer grandes esfuerzos físicos.

En todo lo demás, puedes hacer una vida absolutamente normal.

¡Felicidades y bienvenida a esta hermosa etapa!